jump to navigation

Intro

Un texto entramado

Tiempo de lectura 14 min

Tradicionalmente al autor le resulta sencillo ensayar una introducción a su obra ya que en general la realiza al finalizarla con el fin de dar una idea totalizadora acerca del contenido. Planteamiento del problema, desarrollo y conclusión es el esquema tradicional. La introducción acerca al lector un esbozo previo del escrito para ayudarlo a ubicarse mejor en el texto.

En este caso la propuesta es diferente ya que la obra requiere del lector para su construcción.

Al igual que en un ensayo de teatro o de una obra musical además del autor se requiere de un actor o de un intérprete para la puesta en escena, así la obra definitiva sintetiza lo propuesto por el autor y lo interpretado por quien la ejecuta. Lo escrito o la partitura nunca es definitivo ya que el texto requiere de una “adaptación” o de un “arreglo” previo para su puesta definitiva. La obra adquiere su sinergia definitiva en un trabajo de conjunto. Aquí el autor también requiere la ayuda de un lector para que recorra un texto, el texto del lector que enhebra su propio recorrido.

Dicho esto proponemos nuestro trabajo en dos dimensiones: la primera de cadenas temáticas donde cada capítulo consiste en unidades de significado que deben leerse como tales y no como textos dados.[1] La segunda dimensión es la que cruza transversalmente toda la obra y tiene por objeto poner de manifiesto problemas recurrentes que se van repitiendo capítulo a capítulo de acuerdo al tema que se trate y así van conformando complejidad.

Distinguimos en este sentido cuatro ejes transversales principales que atacan los eslabones de las cadenas verticales y los diferenciamos de acuerdo al carácter del problema que aborden y son: de especialidad, que hacen al territorio donde se desarrolla la acción social; de temporalidad, que hacen al momento en que ésta toma lugar; de construcción y legitimación de las estructuras; por último un cuarto eje que trata sobre la complejidad, lo social como totalidad y de cómo se articula este nuevo enfoque con los otros ejes. Se plantean como diferencias en el sentido de Luhmann[2] y versan sobre temas concretos. Son diferencias que se autogeneran cuando un sistema actúa frente a su entorno.

En el eje espacial observamos diferencias tales como: lo local frente lo global, el adentro frente a lo de afuera, la capital frente al interior, la inclusión social frente a la marginación, lo civilizado frente al desierto, las libertades individuales frente a las grupales. En el temporal: lo organizado frente a lo caótico, la libertad frente a la igualdad, la democracia representativa frente a la democracia directa. Referente a la dinámica del poder planteamos: lo ascendente frente a lo que desciende, la ciudad frente al pueblito, la palabra frente al silencio, lo jerárquico frente a lo no jerárquico y lo progresista frente a lo conservador. Por último nos encontramos con las propias de fin de siglo, las que han conformado la idea de “complejidad” y son problemas como: linealidad frente a la no-linealidad, el texto frente al hipertexto, el racionalismo frente al conocimiento incierto o difuso y muchos otros.

Queremos hacer notar que no hablamos de diferencia “de”  como una unidad desprendida de un todo, sino que las distinciones diferenciales surgen “frente a” el entorno donde están inmersas, la unidad que emerge de manera que no podrá en consecuencia de una desconstrucción de un entorno que la contenía previamente y con la que formaba un todo, sino que surge como una autorreferencia en una interrelación permanente con el todo.

Estos son los planteos permanentes del trabajo. Desde una u otra óptica, capítulo a capítulo los traemos como ejes recurrentes tanto para criticar como para proponer soluciones a las realidades sociales de todos los días. Lo mundano.

Como unidad temática entendemos a cadenas de textos significativos, que a su vez se relacionan con otras unidades temáticas mediante relaciones vinculares transversales. Éstas pueden ser dialógicas, las que exponen los distintos puntos de vista sobre un tema; estratégicas, las que sirven de nexo entre estructuras temáticas; o bien disparadoras, que son las que postulan soluciones o plantean la posibilidad de una revisión de cambio de toda la unidad o la apertura de toda una estructura.

Nótese que en ningún caso hablamos de jerarquía textual.

Este verdadero hipertexto constituye un texto complejo, una estructura de árbol invertido con un tronco en el último capítulo donde se plantean algunas propuestas. O si se quiere en esta introducción, que tiene como único objeto situar al lector operativamente quien cuenta con una total libertad en cuanto a la elección del camino textual a elegir. Puede seguir el orden capítulo a capítulo propuesto por el autor, que siempre será el del autor o elegir el propio, aquel que le sea más cómodo para aprehender los temas por los que vaya transitando. También puede saltarse capítulos enteros o bien ir para adelante y para atrás en el texto.[3] Todos terminan entramando en un texto complejo.

No nos planteamos este formato por capricho o para presumir de modernidad, el lector encontrará que lejos de obtener varios ensayos, a medida que transite por los diferentes caminos que se le proponen, la rutas alternativas siempre lo llevarán –o al menos eso es lo que hemos intentado hacer– a un mismo cuerpo conceptual que constituye una identidad compleja.[4] El texto desarmado se debería reconstruir en la cabeza del lector, desafío que nos inquieta saber como resultó.

Un poco de historia.

Originalmente, la propuesta consistió en una recopilación de información sobre temas sociales de distinto origen, algunas veces textuales y otras interpretadas desde donde fue emergiendo un trabajo horizontal con marcado sesgo hipertextual, no hay nada de nuevo en esto, es así como lo aprehendimos nosotros. Diversos enfoques de índole filosófico, religioso, político, físico-químico, económico, matemático, etc. se plantean acerca de algunos temas como el de la fraternidad, o el de la autoorganización; el trabajo muchas veces consistió en reunir y organizar ideas a fin de enmarcarlas en una estructura de análisis.

Esta estructura, aparentemente desordenada es la manera natural como se concibió la obra, sin un plan previo, como un “work in progress” Atacando los tópicos desde los diversos flancos nos fuimos encontrando que muchos de éstos se repetían dentro de las distintas temáticas que trataban las ciencias tradicionales como las sociales, las naturales, las exactas; por eso nuestro trabajo consistió en tratar de relacionarlos interdisciplinariamente para sacarlos de la estructura rígida y recortada que le da el determinismo y así armar otra estructura, esta vez compleja. Creemos que la encontramos.

Como advierte George Landow sobre el hipertexto, esta no pretende ser una herramienta de enseñanza sino una de aprendizaje. Decepcionaremos al lector que busque aquí un texto lineal, concluido o definitivo a la manera de las Bases[5] de Juan Bautista Alberdi, nuestra propuesta republicana que aquí se pretende tejer y madurar, en conjunción con el lector no está clausurada. Creemos que su participación involucrándose en las cosas públicas es fundamental para la república y para lo social, estos son problemas de todos, del autor, del lector y de aquellos que quieran constituirse un colectivo social de semejantes[6].

Planteamos este proyecto al lector inquieto a manera de desafío, para molestarlo e incomodarlo, para sacarlo de la ilusión de seguridad que le brinda la linealidad, para que pueda ubicarse dentro de otro mundo, un mundo más natural, el mundo complejo. A la vez extendemos esta propuesta y lo invitamos a participar directamente sobre la unidad temática que desee, corrigiéndola, extendiéndola o dividiéndola en sub-temas a partir de estas cadenas base. La propuesta es que este trabajo salte del papel al medio electrónico para ser enriquecido con el aporte del lector mediante su intervención directa en el sitio https://derevolution.wordpress.com.

Esta obra reúne el trabajo de diversos autores que se mechan con anécdotas y ejemplos reales que pretenden hacerle más llevadero el texto al lector. A diferencia de las citas puras que utiliza Norman Oliver Brown[7] en El cuerpo del amor de donde emerge toda una obra nueva, aquí éstas no siempre son textuales sino que se usan para crear una estructura de aprendizaje. Que el lector no pretenda comerse todo el libro de un bocado ya que los conceptos así agrupados conllevan una densidad significativa. Su actitud deberá ser relajada, sin preconceptos ni rigideces que le impidan encontrar su lugar dentro de este nuevo y por momento extraño campo.

Cada capítulo, más allá de ser una unidad sellada, es un introito al tema propuesto que puede desencadenar todo un nuevo cuerpo de ramas secundarias por escribirse, como un árbol que genera sus propios nuevos brotes. La globalización, el concepto de Web 2.0 y las tecnologías de información y comunicación TIC son los elementos novedosos en la compleja geopolítica actual. Son las disparadoras y responsables de todo un nuevo orden social. Este trabajo es sólo una lectura de la realidad nacional que se lleva a cabo como un aporte realizado desde el interior del país desde una lógica de pago chico para todos los argentinos.

VENADO TUERTO, noviembre de 2004 – abril de 2008

Referencias


[1] Ver Anexo I.

[2] Niklas Luhmann, sociólogo alemán (1937-1998).

[3] La referencia obvia a la metodología de trabajo propuesta es la de Rayuela de Julio Cortázar, donde el lector puede seguir la cronología propuesta por el autor o elegir otra, obteniendo diferentes novelas en cada caso.

[4]En este caso citaremos a los cuatro evangelistas que relatan mediante versículos (lexias) interrelacionados y coincidentes donde se puede extraer la cronología de la vida de Jesucristo en su paso terrenal.

[5] Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina.

[6] Véase “La inseguridad social. ¿Qué es estar protegido?” del sociólogo francés Robert Castel donde analiza los impactos sociales de los procesos globalizantes, especialmente los de desprotección social

[7] Profesor de lenguas clásicas de la Universidad de Wesleyan y Rochester y profesor emérito de humanidades en la Universidad de California.

Comentarios»

1. Oscar - septiembre 23, 2008

LEI EL EXTRACTO, LUEGO CON MAS TIEMPO, VERE SI PUEDO AVANZAR Y TE COMENTO.OSCAR, DESPUES TE ENVIO ALGUNO DE MIS CUENTOS.ENTRASTE EN ellitoral.com rosario-12.com.ar o lacapital.com.ar Salimos en todos lados en TV.UN ABRAZO..Oscar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: