jump to navigation

7. La organización en un mundo complejo

 

 

Una bandada de pájaros recorre el cielo. Como si fuera una compañía de ballet bien coreografiada, las aves viran al unísono hacia la izquierda. Luego, de pronto, todas se lanzan a la derecha y descienden súbitamente hacia el suelo. Cada movimiento parece estar perfectamente coordinado. La bandada como un todo es tan elegante como cualquiera de las aves que la componen, tal vez aún más elegante.

Mitchel Resnick

 

Extracto

En este capítulo se introduce el concepto de autorreferencia. Auto-organización, autopoiesis, bootstrap, diferentes maneras de ver el proceso que se da una estructura caótica para organizarse.

Un mundo complejo

Si es la mecánica clásica la que nos introduce en el mundo cartesiano de la mano de Newton, no es extraño que también fuesen los físicos los que estuvieran entre los primeros en desarrollar el concepto de autorreferencia.

La física del siglo pasado es el resultado de la confluencia de varias ramas de investigación. Por un lado el grupo que seguía las investigaciones del físico alemán Max Planck[i] que descubre “el cuanto”. Nace una nueva rama de la física producto de los resultados de un conjunto de trabajos realizados por Werner Heisenberg[ii], Erwin Schrödinger[iii], Niels Bhorn[iv], entre otros. Surgen en contradicción con la mecánica clásica y demuestran la incapacidad de ésta última para explicar el mundo subatómico. A partir de la teoría de Louis de Broglie[v] nace la mecánica cuántica cuando el físico francés propone que las partículas no deberían concebirse como corpúsculos, como se la conocía hasta entonces ya que éstas mostraban una dualidad física: se comportaban como onda pero a su vez también como partículas. Como consecuencia de esa dualidad se deduce el principio de incertidumbre de Heisenberg[vi] que describe que el acto mismo de observar una partícula atómica (por ejemplo, un electrón) perturba (la posición) a lo que se está observando; Erwin Schröndinger resuelve estadísticamente este problema, ya que a partir de una complejísima formulación matemática que predice las probabilidades que tiene una partícula de encontrarse en una posición dada.

A partir de aquí las certezas de la mecánica clásica ya no son tales, un conocimiento incierto se hace necesario para describir los nuevos fenómenos físicos.

El modelo clásico del electrón orbitando alrededor del núcleo atómico en analogía con la órbita de los planetas alrededor del sol deja de tener validez. El comportamiento dual del electrón alrededor del núcleo en el átomo de hidrógeno se modeliza perfectamente a través de la ecuación de Schröndinger, resultando que la órbita más probable en donde se puede hallar un electrón es la órbita clásica newtoniana, aunque existen también otras órbitas menos probables.  

El mundo difuso planteado por Werner Heisenberg rompe con el certero mundo de la física clásica. Se pasa de la certidumbre determinista newtoniana a incertidumbre probabilística, de la observación microscópica a la intuición matemática.

Se anunciaba por entonces el fin de las certidumbres y el nacimiento del mundo complejo.

Toda observación es una perturbación al sistema, lo que conduce a predecir el comportamiento más que a determinarlo.

Este paradigma de poder “ver” y “tocar” cae por su propio peso. La imagen clásica de la pelotita orbitando alrededor de otra más grande materializada en nuestro cerebro ya no tiene sentido en el mundo subatómico. El principio de incertidumbre nos dice que la partícula a veces se comportaría como en el modelo clásico, como pelotita, y otras como onda.

La partícula ubicada en el espacio nos lleva a la idea de pelotita con sus propiedades como: peso, color, forma, etc., en definitiva a todo lo asociado a un cuerpo físico clásico, la onda nos remite a otras formas de energía no materializadas. La idea de partícula es una imagen determinista; la de onda, por el contrario, compone más una idea de nube incierta y difusa que tiene más que ver con la intuición. ¿Alguien puede ver la energía solar o eléctrica acaso?

Un espacio de cuatro dimensiones

Todos deben estar esperando que hablemos de Albert Einstein[vii] y es ahora cuando le toca su turno porque es quién introduce la teoría de la relatividad en 1916 en la que se reformula el concepto de gravedad de la física clásica newtoniana. El nuevo modelo propuesto por él condiciona a la física al punto de observación. Las Leyes de Newton se siguen cumpliendo para velocidades bajas pero a medida que los cuerpos incrementan su velocidad y se acercan a la velocidad de la luz, modelo aplicable a la partículas atómicas, el tiempo y el espacio dejan de ser invariantes al cambiar de sistema de referencia; dependen de las velocidades relativas de los sistemas de referencia del observador. Por lo que fenómenos como la dilatación del tiempo de un reloj fijo a un cuerpo en movimiento el reloj que atrasa es detectable desde un punto de observación fijo.

Hasta ese momento toda la física newtoniana consideraba al tiempo constante y eterno, a partir Einstein se nos abre un mundo nuevo relativo al observador. El sujeto cartesiano despegado del objeto observado se pone en crisis ya que a partir de estas teorías el observador y lo observado son parte de un mismo sistema y de aquí en más los sistemas de referencia hacen variar el resultado de la observación. El sujeto no sujeta más a la “realidad de lo observado”, el mundo objetivo se transfigura en función del observador, ya no es posible coincidir en lo que se percibe mediante los sentidos.

Einstein plantea un sistema donde existen las coordenadas espaciales tradicionales x, y, z pero también el tiempo como referencia de un sistema complejo y una única constante: la velocidad de la luz. Esta representación es el portal de un mundo a partir del cual las ecuaciones ya no serán más lineales y esto significa la imposibilidad de desagregarlas en sub-sistemas de ecuaciones elementales. Es curioso pero la mayoría de las ecuaciones matemáticas que representan estados de la naturaleza son de este tipo.

Heisenberg había desarrollado la mecánica matricial que a su vez permite a Geoffrey Chew[viii]y su equipo ir un poco más allá y formula la teoría de Bootstrap con la que se propone unir las dos teorías físicas más importantes del momento: la cuántica y la relativista. Desecha la idea cartesiana de la materia a partir de una unidad básica, la del edificio conformado por ladrillos unitarios e invariantes. Desafía el paradigma de “realidad objetiva” para reemplazarlo por un nuevo paradigma, el de la red como una aproximación a la descripción de los fenómenos naturales y no como una descripción exacta, como se había intentado hasta entonces.

Las partes ya no eran el todo, eran más que el todo. La construcción del todo a partir de la unidad debía ser sustituida por una nueva unidad, la unidad compleja, donde ya no sería posible separarla del todo sino que estaría en relación con el todo.

Las certidumbres

Promediando el siglo veinte suenan las alarmas de la ciencia. La posguerra pone en juego nuevas reglas y es por entonces cuando nacen y se desarrollan con éxito dispar diversas teorías que basaban sus investigaciones desde una nueva concepción, la de la red de infinitos entrecruzamientos que pretendía dar por tierra la concepción cartesiana de la investigación.

Tanto Noelle-Neumann, Asch Millgram. Nash, Maturana y Varela[ix], Chew, Pirogine, Kauffman, Aumann, Scheffield, Granovetter y otros no citados en este trabajo contribuyen a desarrollar este nuevo paradigma que ha de servir como andamiaje de la nueva ciencia de redes. Es curioso que después del primer impulso con el que surgen a la luz, en casi todos los casos van a vía muerta, y recién hacia finales del siglo comienzan a resurgir y algunos de estos científicos se consagran como Premio Nobel en sus disciplinas. Tal es el caso de Ilya Prigogine 1977, John Nash 1994, Robert Aumann y Thomas Schelling 2005.

¿Por qué tendría que transcurrir tanto tiempo desde sus primeras investigaciones hasta que la comunidad científica los empieza a reconocer? Sin haber conseguido este galardón por su labor, los chilenos Maturana y Varela son redescubiertos promediando la década de los ‘80 y es cuando Niklas Luhmann toma sus ideas como base de su propio trabajo. Hay teorías que culpan a la misma guerra fría de este ocultamiento. Paradójicamente es durante este período que se concibe a la guerra, fría o caliente, como un juego y es a partir de la concepción compleja del mundo que se desarrolla la teoría de juegos y el Equilibrio de Nash que se ve en el capítulo Del movimiento de las esferas sociales como un equilibrio de Nash.

El pensamiento cartesiano basado en el sujeto observador separado de la experiencia cotidiana no ha cesado en su búsqueda de teorías racionalistas que puedan explicar la naturaleza, pero aún lejos de lograr su cometido insiste en sujetar la razón y la cultura a un único mundo, el propio. Partículas subatómicas siguen apareciendo todos los días, tantas como físicos que las estudien.

La teoría bootstrap

Cuenta una leyenda alemana que el barón Münchhausen emergió del pantano donde se había hundido levantándose él mismo desde los cordones de sus botas (bootstrap). Bootstrap significa literalmente “cordones de botines” y entre otras traducciones, autorreferencia. Nos explayaremos más en este concepto. En computación bootstrapping es el proceso que es capaz de activar otros más complejos. Por ejemplo, se llama booteo (palabra proveniente de este vocablo) a los programas que ponen en marcha a una computadora en el arranque.

En su libro Sabiduría insólita Fritjof Capra[x] describe el planteo de Geofrey Chew referente a la teoría bootstrap[xi]. Capra realiza varas visitas a Chew, durante esas entrevistas lo interroga a fin de hacerse una idea más acabada de su teoría. Dice que esta representa una ruptura radical con la totalidad del enfoque de Occidente sobre la ciencia fundamental:.

 (…) la naturaleza no puede ser reducida a entidades fundamentales, como bloques de materia, sino que debe entenderse plenamente a través de la autorreferencia de sus elementos (…) no acepta ninguna entidad fundamental en absoluto: ninguna constante, ley, ni ecuación fundamental (…) el universo se ve como una red dinámica de sucesos interrelacionados, ninguna de las propiedades de cualquier parte de dicha red es fundamental, todas se desprenden de propiedades de otras partes y la consistencia global de sus interrelaciones determina la estructura de la totalidad de la red”.

La teoría bootstrap guarda similitud con la “teoría del orden implicado” que planteó David Bohm[xii], físico contemporáneo tal vez más conocido que Chew, afirma Capra: ambos enfoques, basados en una visión del mundo como red dinámica de relaciones, atribuyen un papel central al concepto de orden; utilizan matrices para representar el cambio y la transformación y la topología para clasificar las categorías de orden”. [xiii]

Estos enunciados a la vista de la nueva ciencia de redes, con los aportes de Albert-László Barabási, Duncan J Watts, Steven Strgatz, Steven Johnson, Mitchel Resnick, Stuart Kauffman, Mark Granovetter son realmente de avanzada. Lo revolucionario de la teoría bootstrap no es haber encontrado un punto de la ciencia moderna donde no son más válidas las teorías clásicas de representación de la naturaleza –de eso se habían ocupado los físicos cuánticos y Einstein–. Lo innovador de estas teorías es que se apartan del modelo de naturaleza concebido como una construcción a partir de bloques unitarios e introducen el concepto de red de elementos autorreferenciados.

Las estructuras disipativas de Prigogine

Al profesor Ilya Prigogine[xiv], quien fuera premio Nobel de química 1977, se lo conoce por su trabajo sobre la expansión de la termodinámica clásica al estudio de los procesos irreversibles, a través de la teoría de las estructuras disipativas. Su trabajo en este campo lo condujo a iniciar investigaciones sobre los sistemas de auto-organización, así como investigaciones filosóficas en el papel del tiempo en las ciencias naturales. Un proceso irreversible es aquel donde es imposible volver a un estado primitivo con las mismas condiciones iniciales. Su trabajo es considerado por muchos como puente entre las ciencias naturales y las ciencias sociales.

Los sistemas no-lineales son sistemas que no pueden ser expresados como conjunto de ecuaciones primitivas.

Estos procesos son validos en un solo sentido del tiempo, si los queremos hacer reversibles, esto es retrocediendo en el tiempo, no podemos volver al estado primitivo. En realidad la mayoría de los procesos físico-químicos son irreversibles con respecto al tiempo.

El transito del caos al orden es posible, solo hay que encontrar los patrones de orden que puedan posibilitar ese tránsito. El mundo de la complejidad se instala justo en esa frontera donde viven caos y orden y es en ese mundo donde nos movemos.

El concepto bootstrap guarda similitud con el concepto autopoiesis. Humberto Maturana sostiene que en los seres vivos se da el fenómeno de la autopoiesis[xv], que consiste en la autogeneración de componentes que serán los responsables de crear a los seres vivos a partir de la presencia de ciertos elementos primarios, circunstancias y medios. Sostiene que las células se crearon a partir de una relación caótica y aleatoria de moléculas primarias que dieron como resultado una estructura estable, la célula. En el capítulo Las posibilidades de la república se profundiza sobre autopoiesis y sobre como influye en las esferas sociales.

La aporía de la linealidad

Hasta ahora hemos visto aproximaciones de abordaje a la autoorganización desde dos ópticas totalmente distintas la físico-química y la biología. Ambas parten de una situación caótica donde comienzan a sucederse interacciones vinculares que dan como resultado emergentes que nada tienen que ver con los elementos primitivos. Del caos surge el orden auto-generado y de allí la diferencia con el medio. Esto quiere decir que a partir de un determinado punto del análisis, la naturaleza no se comporta de manera cartesiana, entonces es preciso crear una nueva conceptualización considerándola como un conjunto dinámico de participantes a los que no se los puede definir con precisión sino sólo por aproximación, relacionados entre sí, y que a su vez funcionan como uno solo.

Si bien las otras acepciones de este vocablo (autosuficiencia, autogénesis, auto-contenido y auto consistente) nos dan la noción de algo que se sostiene, se mantiene, se genera o se contiene solo, autorreferencia va más allá de éstos ya que ser referente significa que existe un marco preexistente que da la referencia o la autorreferencia, lo que implica que existe un marco de referencia que es el entorno de donde emerge lo nuevo. En este sentido la autorreferencia es una posición relativa a “lo otro” dentro de un marco o entorno que nos permite realizar la referencia y a que a su vez lo encuadra. Autorreferencia da la idea de contorno –marco referencial-, posición relativa –marco posicional-, conocimiento de la distribución de las posiciones de la otredad – marco informacional-.

¿Cómo se construye una autorreferencia? Es la emergencia de una diferencia a partir de un marco de referencia que se constituye en entorno.

Un mundo no-lineal

En el capítulo El contrato se desarrolla la idea de no-linealidad en el concepto del hipertexto, en donde un lector navegando por sus hipervínculos va elaborando su propio texto. El de hipertexto, o mejor dicho de la navegación hipertextual del lector por medio de las lexias (unidades de significado) constituye una autorreferencia en el marco del hipertexto.

Ahora bien, ¿la autorreferencia existe porque existe el hipertexto o el hipertexto es una consecuencia del la autorreferencia?

Al respecto Humberto Maturana plantea la misma cuestión referente de la reproducción: ¿somos seres vivos porque nos reproducimos o nos reproducimos porque somos seres vivos? ¿Qué esta primero el huevo o la gallina?

Entonces ensaya una respuesta y dice: La reproducción requiere una unidad que se reproduzca, por eso es que la reproducción es una operación posterior al establecimiento de la unidad y no puede entrar como rasgo definitorio en la organización de los sistemas vivientes. Además, como los sistemas vivos se caracterizan por su organización autopoiética autoorganización, la reproducción debe necesariamente haber surgido como una complicación de la autopoiesis o durante ella y su origen debe entenderse como secundario e independiente del origen de la organización viva.

Volviendo a la pregunta original referente al hipertexto concluimos: que el buceo hipertextual en la búsqueda de conocimiento es una consecuencia de la autoorganización en la incorporación de nuevos conocimientos. Esto quiere decir que “Caminante no hay camino, se hace camino al andar” como en la poesía de Antonio Machado inmortalizada por Joan Manuel Serrat. El camino es el emergente del caminante. La navegación hipertextual surge a posteriori de recorrer los conceptos (lexias) y constituye la organización de conocimientos que construimos al transitar los hipervínculos a fin de internalizar la información.

El viejo y conocido método de ensayo y error es una forma de incorporar conocimientos mucho más estudiada que el hipertexto, en ese método se ve más a las claras la simplicidad de las operaciones. La autorreferencia consta de pocas y simples reglas elementales que posibilitan la ampliación de las fronteras. Sin embargo el hipertexto ofrece una cuota tecnológica mayor que el método aleatorio de ensayo y error. En este último caso la información está orientada y se dirige hacia la organización. Tiende hacia un atractor. Por lo tanto el número de intentos necesarios para acertar con la búsqueda será menor mediante los hipervínculos que en el método ensayo error, es un método mas eficiente, por ende menos entrópico.

Un conjunto de reglas simples

En el apartado anterior queríamos dar una idea del proceso de autoorganización en la incorporación de información a través del hipertexto. Ahora, intentaremos otra aproximación con la siguiente pregunta:

¿Cómo hacen los pájaros para que sus movimientos se mantengan tan bien organizados?

Mitchel Resnick[xvi] responde[xvii] que es de suponer que siguen a un líder que los organiza y los conduce. La respuesta es negativa.

Cada pájaro en la bandada sigue un conjunto de reglas simples y reacciona a los movimientos de los pájaros en su entorno. Los patrones bien organizados de la bandada surgen de estas interacciones locales simples.

No tienen patrones globales, el ave de la delantera no es líder, se organizan sin un organizador, se coordinan sin un coordinador, se auto organizan. Resnick extiende la validez de este ejemplo a las colonias de hormigas, al tráfico, a las autopistas, a la economía de mercado, a los sistemas inmunológicos. Dice que en estos sistemas los patrones no están determinados por alguna autoridad centralizada sino por interacciones locales entre componentes descentralizados.

Es interesante la significación que Resnick le da al concepto de centralización – descentralización, lo llama concepción centralizadora. Tanto la teoría bootstrap como los que están en la línea de la autopoiesis como Maturana, Varela y Luhmann no le dan esa importancia. El término descentralización es usado por Resnick para marcar la igualdad entre los agentes. Cualquier miembro es equivalente al otro, no existen liderazgos sino funciones, que a su vez se cumplen en forma de rol. La falta de líder provoca un vacío en la concepción clásica de la vida cotidiana y, pese a ser un acólito a las estructuras descentralizadas y afirmar que el mundo va en esa dirección, reconoce que en algunos casos la autoridad es muy útil.

Esta característica de igualdad mutua entre los agentes marcada por Resnick como condición necesaria para la autogeneración de la estructura emergente, habla también de la estabilidad de la misma. Que cualquier agente sea equivalente a otro significa que los roles primarios son intercambiables, esto es cualquier agente puede desarrollar cualquier función. ¿Por qué es así? Porque la versatilidad que le confiere la posibilidad de la independencia de las funciones, primero le da una adaptabilidad muy importante al medio, luego al estabilizarse en el tiempo le confiere robustez. En sistemas donde las estructuras rivalizan, por ejemplo por territorio o alimento, la competencia le dará resistencia a fallo y así estamos avalamos el principio de evolución de las especies elaborado por Charles Robert Darwin[xviii]. En este sentido la fábrica japonesa Toyota ha instrumentado el intercambio de roles entre sus funcionarios y técnicos, extendiendo este sistema a sus fábricas proveedoras. De esta forma se asegura que la producción no experimente cuellos de botella ante la contingencia.

Este concepto es similar al de fraternidad de la revolución francesa jacobina de fines del Siglo XVII que abordamos en el capítulo Rescatando al concepto de fraternidad en donde citamos a los revolucionarios que no aceptaban vasallajes ni patronazgos, en donde “fraternidad” era sinónimo de “democracia”. Al final de ese capítulo afirmamos este concepto cuando decimos que si en una estructura fraternal hay jerarquías se producen tensiones en la base de su estructura fraternal que terminan por desestabilizarla. En este sentido la fraternidad opera como en la estructura de la bandada de pájaros, como una operación primara de contingencia que facilita el comportamiento emergente.

Las infinitas interacciones que establecen las reglas sistémicas son las que posibilitan la autogeneración. La descentralización sería una consecuencia de estas interacciones ya que las reglas primarias de la operación son para todos los miembros iguales, genéticas en algunos casos.

Desde una visión más darviniana, la selección natural -como dice Steven Johnson en su libro Emergencia-,”descansa sobre un criterio de evaluación de éxito asombrosamente simple, aunque de alguna forma tautológico: tus genes obtienen el pase a la próxima generación si sobreviven lo suficiente como para producir una nueva generación”.

Por lo tanto esas interacciones de las que hablábamos en el párrafo anterior son producto del éxito que han tenido a través del tiempo generación tras generación. La evolución de las especies no es un proceso reversible en el tiempo, nuestro ecosistema actual es una maquinaria que ha aprendido por millones de años los procesos exitosos, los otros quedaron en el camino.

Sistemas no jerárquicos

Para Resnick descentralización es sinónimo de sistema no jerárquico. Por lo tanto cuando hace mención a la descentralización también hace referencia a los sistemas horizontales sin conductor. (Nosotros concebimos a los sistemas no jerárquicos como sistemas distribuidos)

Reconoce a través de sus investigaciones cinco líneas de descentralización: en las organizaciones, en las tecnologías, en los modelos científicos, en las teorías psicoanalíticas del yo y la mente, en las teorías del conocimiento. Como ejemplo une dos hechos significativos que ocurren en el mundo al mismo tiempo: la descentralización de la firma IBM y el desmembramiento de Rusia como Unión de Repúblicas Soviéticas. Cita a Adam Smith y a Charles Darwin como pioneros en los sistemas descentralizados y evolutivos. Realiza un paneo por las teorías científicas de Ilya Prigogne y Huberman. Francisco Varela con su autopoiesis, Freud con su descentralización del “yo”. Para concluir, en el ámbito de la filosofía con el principio de incertidumbre de Heisember y el teorema de imcompletitud de Gödel[xix].

Mas allá del invalorable esfuerzo que hace Resnick en reunir teorías y conceptos similares para analizarlos desde esta concepción, materializa un aporte trascendente para la visualización de los modelos autogenerados. Junto con un grupo de desarrolladores del Instituto Tecnológico de Massachussets, MIT, crea el sistema de computación Logo que en su versión StarLogo[xx] trabaja con la modelización de los sistemas auto generativos. En esta versión se pueden definir agentes, en un número a elección, y atribuirle funciones u operaciones básicas para ponerlos a interactuar entre sí. Es maravilloso ver como del caos original, sin ninguna programación superior a órdenes básicas y sencillas, los agentes forman sistemas coherentes, estables y funcionales que emergen de sus interacciones.[xxi]

El devenir de la vida cotidiana

Muchas veces las conductas humanas nos plantean interrogantes en relación a cómo actuar en sociedad. Planteábamos más arriba que la autorreferencia era un modelo relativista centrado en el agente y no en el observador; que sujeto y objeto se mezclan en los sistemas autogenerativos. Muchas veces al analizar conductas sociales nos preguntamos ¿qué llevará a ciertas personas a optar por determinadas conductas?

Consideraremos ahora el análisis de un caso de conducta social, no frecuente, que sirve de ejemplo de un proceso social autogenerador, hablaremos del delito de violación.

En primer lugar diremos que la violación es un concepto válido sólo en algunas culturas, como en la nuestra, por lo tanto tiene valoraciones diferentes según el ámbito en el que se lleve a cabo. Es un concepto relativo a la cultura donde se lo analice. Una segunda aproximación al tema es la tipificación del delito según el dominio “país” del que se trate. Una jurisprudencia puede tipificar el delito de una determinada manera (por ejemplo, acceso carnal en contra de la voluntad de la víctima) lo que hace que un mismo hecho pueda constituir delito en algunos países y en otros, no, más allá que estemos dentro de dos culturas que la consideren delito. El tercer aspecto a considerar es que se trata de un delito contra la persona y en estos casos, si la víctima no lo denuncia, para la justicia el hecho no existe. Todo esto, visto desde la óptica de un observador que pretenda analizar la estructura del delito violación desde una visión planetaria. En nuestro país éste es un delito perfectamente tipificado. Planteado el problema desde el sujeto, ya que hablamos de normas jurídicas.

Ahora bien, analicemos el hecho desde la óptica de los actores. Violador es alguien que ha cometido el delito: no existe un “violador potencial”, ni el asesino potencial, ni el criminal potencial, tampoco medio violador, o un violador más o menos. Sólo se constituye como tal el día en que se prueba que ha sido autor del delito. Y aquí nos encontramos con el caso de un inmigrante caminando por las calles de una ciudad extraña a su cultura, tratando de hacer lo que en su país es “totalmente normal” pero que en definitiva está por cometer un delito sin saberlo.

¿Qué impulsa, por ejemplo, a un hombre común a cometer una violación? Debe haber una víctima, debe haber voluntad del violador y rechazo de la víctima, casi siempre es necesario el medio, puede haber oportunidad y también violencia, pero por sobre todo debe producirse el hecho delictivo (acceso carnal contra la voluntad de la víctima). Si alguno de esos elementos no existiese es improbable que ocurra la violación, y sin violación, el violador y la víctima no serían tales. La violación es una emergencia de la interacción entre los actores.

Consideremos entonces que el hecho ocurre; el potencial violador se convierte en actor y autor de una violación, en este caso no importa si para su cultura considera al hecho delito o no, ya que será juzgado por la justicia territorial. Su status social cambia al de violador y lo será para toda la vida, como quien es víctima una infidelidad amorosa será un “cornudo” para toda la vida también. Los actores y sus acciones son caóticos pero las estructuras emergentes que los instituyen como violador y víctima están perfectamente tipificadas y son estables en el tiempo. Podemos hablar de culpa, una previa: la premeditación y una después de consumido el hecho. La víctima es una persona común y corriente, anónima, que ni siquiera puede llamarse víctima potencial, ya que ese término aún es más difuso que el del violador potencial. A la víctima la asiste la inocencia tanto antes como después del hecho.

Ahora bien, queda claro que el violador pasó de una hipotética potencia al acto, pero también vemos que la víctima pasa a ser “la violada”. El status social para la víctima es decididamente distinto. Puede ser estigmatizada, culpada a su vez (“ella lo provocó”), padecer daño psicológico, padecer consecuencias de la violencia en su cuerpo y en su psiquis, etc.

La estructura emergente es estable: la violación; en tanto los agentes son caóticos, están elegidos al azar y su encuentro es muchas veces fortuito. Existen condiciones de entorno que incitan o inhiben el hecho. Por último, la violación genera consecuencias –prisión, trauma, violencia, etc.– que a su vez pueden desencadenar otras: esterilidad o aislamiento –porque es una conducta que la sociedad sanciona–. Dentro de un escenario donde no se preveía el hecho, súbitamente emerge la violación. En el artículo de Borges (ver Anexo II) citado en el capítulo La condición argentina vemos un caso similar en el que se hace referencia al juicio a las Juntas Militares.

Identidades y dominios locales

Lo que viene creemos que es complicado no tanto por lo profundo sino por lo novedoso, pero vale la pena hacer un esfuerzo en entenderlo.

Si observamos un agente que se va auto-generando en el contexto de un entorno, veremos desde esa perspectiva cómo se ubica respecto al marco de referencia. Además a medida que se auto-genera provoca cambios a los otros participantes y al entorno. (El potencial violador que decide violar). Todo co-evoluciona.

Si hablamos de un agente de una red social, en la medida en que éste se va constituyendo en actor social, que es de lo que estamos hablando, simultáneamente se va reubicando, ocupando diversas posiciones de acuerdo a una estrategia y a medida que lo hace modifica la topología de toda la red y el entorno. El agente va construyendo su identidad en función de las estrategias que aplica dentro de ese marco para auto generarse, las que a su vez modelan un identidad en función de su estar, en función de la posición que decide tomar dentro del marco, dato que convierte al participante en “jugador”, lo que se ve con mayor detenimiento en el capítulo Del movimiento de las esferas sociales como un equilibrio de Nash. El agente modifica su constitución yoica consciente o inconscientemente en función del lugar que decide ocupar.

Esto contradice el concepto del “ser” clásico que se concibe como identidad unitaria, fija e inamovible, tanto en el espacio como en el tiempo. De la identidad estática a la identidad dinámica relativista, la identidad es compleja. Una idntidad que “es  en la medida que “no es”, un devenir. Esto se ve claramente en los procesos migratorios.

Mientras cambia, el migrante, recorre itinerarios que lo van individualizando. A su vez rompe el tejido conectivo de la red, se va reposicionando, y en la medida que lo hace va cambia con la deriva de su derrotero. Si esa deriva es contingente el proceso de cambio será colectivo, si esa deriva lo va separando del grupo iniciará el proceso de individuación que lo distinguirá del grupo que permanece invariante.

Esta tesis, originalmente enunciada por Gilles Deleuze y Felix Guattari, es tratada por Edmundo Murray en su libro Devenir Irlandés como hipótesis de su trabajo. He aquí lo que dice Murray

“La identidad puede estudiarse, analizarse observando los valores y creen­cias que la componen. ‘El conjunto de costumbres de un pueblo’ -dice Claude Lévi-Strauss en su célebre y poético Tristes tropiques (1955)- ‘está siempre marcado por un estilo: las costumbres conforman sistemas. Estoy persuadido de que estos sistemas no existen en número ilimitado, y que tanto las socieda­des humanas como los individuos -dentro de sus juegos, sueños o delirios- no creen jamás de modo absoluto, sino que se limitan a elegir entre ciertas combina­ciones dentro de un repertorio ideal, que les será posible reconstituir’…”

Así cita Edmundo Murray en su introducción al Devenir Irlandés Narraciones íntimas de la inmigración irlandesa a la Argentina. 1844-1912 Eudeba 2004 investigación muy microscópica y moderno sobre la conformación de la colonia irlandesa en nuestro país:

…nunca se insistirá demasiado en una interpretación integral de las migra­ciones que utilice los recursos de varias disciplinas: historia, genealogía, geo­grafía, economía, antropología, entre otras. La insistencia en los “modelos” de migración tomada como flujo económico ha llevado a muchos a afirmarse en determinadas causas contextuales, push o pull, explicaciones económicas o psi­cológicas, modelos econométricos intelectualmente narcotizantes que buscan desesperadamente la coincidencia de efectos en la variedad de causas. El migrante es, simplemente, un ser humano que cambia. Insistir en catalogar o cuantificar aquello que lo oprimía en su país de origen o aquello que lo atrajo a su destino es fraccionar la realidad de un modo que luego dificulta su recons­trucción en un todo…”


“… Habiendo recorrido el camino desde los valores, que forman creencias, y que, al ser compartidas por una comunidad, dan origen a su identidad, podemos ahora observar su representación lingüística, es decir, el discurso. (…)El inmigrante no es irlandés por nacer en Irlanda. Debe pasar por un proceso, a la vez activo y pasivo, que lo transforma interiormente, y gradual­mente modifica el tipo y grado de valores que soportan su estructura cultural. Lo que cree es lo que vale. Deviene inglés cuando cruza el Atlántico y llega a una colonia del imperio británico informal, en la que casi todo, menos el cuero y la carne, viene de las Islas Británicas… Deja de ser colonizado y pasa a ser colonizador cuando se da cuenta -en realidad esto puede ocurrir mucho antes del viaje- que su condición de súbdito británico nacido en Irlanda puede dejar de ser un inconveniente y convertirse en una ventaja al emigrar a la Argentina, un lugar concebido como un enorme espacio vacío de identidad nativa, (metáfora del desierto) en el que las anglófilas elites gobernantes hacen culto del Imperio Bri­tánico y creen ciegamente en la superioridad de las razas del norte de Europa.
“Más tarde, cuando la semilla del modelo nacionalista comienza a germi­nar en la burguesía argentina, el irlandés devenido inglés comienza a devenir argentino. De la mano de la corriente gauchesca, el irlandés se desviste de su identidad británica y se pone chiripá, botas de potro y chambergo. No es una metáfora, porque de verdad algunos abandonaron la ropa inglesa para vestir­se como los gauchos…”

Es difícil imaginarse un beduino en Alaska. Será beduino en la medida en que pueda cumplir con las referencias que hacen al grupo social que así llamamos, en la medida que cumpla con las características identitarias de su organización social. Si no, será otra cosa. Por lo tanto no podemos hablar de individuo, sino de agente poli funcional que contribuye a un colectivo entre caótico y ordenado, que se va modificando y posicionado en el tiempo de acuerdo a una estrategia de juego dentro del colectivo y que emerge como estructura estable reconocible como tal: un individuo complejo.

Termina Murray

“Un largo proceso, el devenir, que no se detiene como el ancho Río de la Plata, pero que como éste a veces cambia de dirección, o se encrespa en turbu­lentas corrientes, siguiendo siempre su curso hacia una nueva identidad. El irlandés devenido-inglés y luego devenido-argentino ahora deviene irlandés. Se viste de verde y festeja San Patricio cada 17 de marzo, bebe cerveza, adorna su casa con tréboles y hasta prefiere el té con scones al mate con bizcochitos.

A raíz del juego de cambios de posición, el agente se modifica a sí mismo, pero a su vez el cambio de posición afectará al colectivo sobre el que influye. La motivación del cambio en función de estrategias de supervivencia y conveniencia dentro del colectivo nos lleva nuevamente a los postulados de Noelle-Neumann desarrollados en el capítulo La espiral de silencio.

Individuación y pertenencia

El dominio donde actúa es siempre múltiple: un agente puede ser médico –lo que lo relaciona con el dominio de los médicos–, y también ser padre, esposo, deportista, músico, etc., etc., lo que lo referencia a distintos dominios, si considerando la intersección de los mismos vemos el lugar que ese agente ocupa. Él puede unirse a nuevos marcos, o dejar de pertenecer a otros; la dinámica de pertenecer o no pertenecer es una estrategia que parte de su voluntad y el sentido. Esto nos lleva a la idea de que el agente es resultante de la influencia del conjunto de los dominios que tienen su intersección en él mismo, su versus. Si transitara otras intersecciones, cambiaría de posición y se iría modificando, pero a su vez el tránsito modificaría los otros versus por donde él circula. Este tránsito es su proceso de individuación.

En el texto de Juan Urrutia Elejalde: “A la individuación por la pertenencia” se refiere al proceso de individuación de la siguiente manera:

Mientras las decisiones de una persona están dictadas, en su mayoría, por la identidad del grupo a que pertenece, menos auténtica es su individualidad. Para convertirse en un individuo genuino y autónomo, la persona debe despojarse de las señas del grupo al que pertenece (o al menos de algunas). Tiene que irse liberando de aquellos rasgos que comparte con los demás miembros del grupo (y con quienes interactúa) y pasar a compartir rasgos culturales alternativos que identifican a los miembros de otros grupos. Pero para ello no tiene mas remedio que traicionar. “

 

Esto funciona así:individuacion
Supongamos que el agente a pertenece a una red social A que tiene una identidad de pertenencia a la red M pero que por algún motivo a decide interaccionar con miembros de la red B con identidad N. Esta transferencia puede ser total o parcial y en consecuencia tendrá costos en función de las diferencias en las identidades M y N. Si son antagónicas mayor será el costo de la doble pertenencia o del alejamiento y en consecuencia, cuanto mas similares son menores los castigos que socialmente amenazan la separación. Si representamos esto desde la tradicional teoría de conjuntos veremos al agente como habitante de la intersección de dos diagramas distintos que se intersecan justamente en él (puede ser en él o en muchos mas). Si llevamos este esquema al extremo nos encontraremos con una nube de esferas públicas que tienen su intersección en el agente en cuestión y que lo individualizan en particular ya que es el único que posee ese rasgo entre muchos grupos de iguales (pares). En el caso del diagrama en ejemplo MNÑ.

Siguiendo a Urrutia “en el límite de este proceso de este proceso el agente individual mas o menos “repe” (repetido) se ha convertido en un individuo genuino en el sentido de que ha conformado un vector de rasgos culturales que solo a él lo identifican.” (…) “Se puede, por lo tanto, decir que el individuo se hace tal, a través de la pertenencia a diferentes grupos a los que traiciona secuencialmente.
Y advierte que no cree “que el imaginario cultural colectivo converja a uno dado, el proceso de individuación no tiene fin y, además, no creo que fuera bueno que lo tuviera, pues, además de perder oportunidades de acceder a la autencitcidad perderíamos diversidad.

Podríamos agregar, libertad, matiz, creatividad. Concluye que:

especulando un poco podríamos decir que cuanto más fuerte son las identidades más costosa es la traición y tanto mas creíble y profunda, a pesar de todo, se lleva a cabo.

Luhmann señala que la diferencia se instituye en identidad en la emergencia. Una unidad compleja autogenerada in situ “contra” la referencia que es el entorno del que se comienza a distinguir. La unidad se yergue “versus”, “en contra de”, como diferencia del entorno y a partir de él. Por eso es que Maturana sostiene que nuestra realidad nace a partir de esa diferencia construyendo nuestro versus, nuestra propia representación del mundo, nuestra propia diferencia. Así es que habla de multiverso (un versus múltiple), uno para cada diferencia, uno para cada uno de nosotros y no un único versus común. De esta forma es abolido el concepto “universo” que pasa a ser reemplazado por el de multiverso que es el colectivo de nuestros diferentes versus en intersección.

Steven Johnson señala en la obra citada[xxii]Local parecería ser que resulta el término clave para entender el potencial de la lógica de los conglomerados. Vemos comportamientos emergentes en sistemas como en colonias de hormigas, cuando los agentes individuales en el sistema le prestan atención a su vecino inmediato, más que esperar órdenes de arriba. Ellos piensan localmente y actúan localmente, pero el conjunto produce un comportamiento global”.

Y agrega que en el mundo perceptivo de las hormigas la mirada es local más que totalizadora. “Ver el todo” es una imposibilidad perceptiva y de concepto para cualquier miembro del hormiguero. El ejemplo no es totalmente transportable a los humanos pero a medida que la globalización avanza la mirada totalizadora pasa a ser una mera fantasía como lo es en la frase Think Globally, Act Locally (pensar global, actuar local) lo que nos aproxima a las hormigas.

La diferencia con el medio

Ahora bien, el agente tiene una relación biunívoca con el medio; él influye al medio y el medio lo influye a él, pero ¿cuál es su medio?

Podemos decir que el agente es argentino, lo que lo hace pertenecer al conjunto de los argentinos, pero podemos decir que a su vez es deudor hipotecario, voluntario en un hospital, premio Nobel, promiscuo, etc. No todos esos dominios ejercen sobre él la misma influencia. Ser deudor hipotecario lo condiciona más que ser voluntario en el hospital (o lo contrario), por lo tanto sus estrategias versarán acerca de cómo posicionarse de acuerdo a sus intereses y a la influencia (positiva o negativa) que el medio puede ejercer sobre él. Por lo tanto opta y prioriza en tanto vigila su vecindario a cada instante, como el órgano cuasi estadístico de los postulados de Noelle-Neumann.

La gran diferencia es que esta autora encarna una “amenaza” en la opinión pública, que es general por definición más allá de las salvedades que haga al respecto. Lo que aquí proponemos es que esa influencia se da de acuerdo a los vínculos o la importancia que el agente dé a cada dominio al que pertenece. El medio que ejerce la influencia no es universal, sino que es local, es nuestro propio versus, que en términos del psicoanálisis se puede entender mejor como “súper yo”.

Es pertinente introducir ahora el concepto de Pequeño Mundo acuñado por Stanley Milgram[xxiii] en el 1958. Consiste en que las relaciones sociales tejen redes de vínculos que no siempre tienen que ver con la localización física de las mismas. El concepto de “cercanía” en una relación personal tiene más que ver con el tipo de relación interpersonal que con la concepción física del término. Por eso muchas veces nos parece que “el mundo es un pañuelo”.

Cuado hablamos de dominio local nos referimos a la cercanía vincular y no a la física. Como ejemplo podemos citar a la comunidad de matemáticos dispersos por el mundo que forman una red muy cerrada de relaciones, incluso permanentemente se están citando recíprocamente en sus trabajos, los bloggeros de la blogsfera también forman este tipo de redes sociales virtuales temáticas y se comentan recíprocamente sus post. Este dato no hace referencia a que todos los matemáticos vivan en una misma zona geográfica, sino que su comunidad cierra vínculos estrechos desde distintas locaciones en el mundo a causa de una afinidad temática y de ahí su influencia recíproca. Esto da a los matemáticos o a los bloggeros la sensación que el mundo es un pañuelo.

Se atribuye a Robert Boyle ser el primero en iniciar una comunidad virtual al inventar los papersque no son otra cosa que documentos temáticos donde los científicos expresan sus ideas y hacen circular entre su comunidad a fin de ponerlas a consideración de sus pares.[xxiv]

El valor del vínculo mediante el cual un agente se relaciona con el dominio está en directa relación con el sentido que le atribuye.

Para un agente, al dominio “hijos” lo unirá, como es obvio, un vínculo más fuerte que al dominio “Club de amigos del aire puro”. Pero esto también puede variar en el tiempo; el mismo dominio “hijos” cambia el tipo de vínculo a medida que los hijos crecen y se separan del dominio “padres”. Así es cómo hay vínculos fuertes y vínculos débiles.

La individuación

Introduciremos el último concepto devenido de la teoría de la autorreferencia: la individuación. La individuación es la estrategia de adaptación al medio que hace el agente. Es la destreza, el arte que usa para vivir. Es el conjunto de capacidades que puede desarrollar y la habilidad que usa para abrir o cerrar, jerarquizar o denigrar vínculos. A su vez, la especialización también es relativa.

Una individuación en un sentido va en desmedro de especializaciones en otros. Si adhiere a algunos dominios muchas veces no podrá unirse a otros, no podrá ser hincha de Boca Juniors y de River Plate a la vez. Esta descripción del accionar natural avala la teoría de la evolución de las especies de Charles Robert Darwin. Una mala estrategia puede dejar al jugador fuera, en tanto permanecen en él sólo los más diestros, los que se valen de las mejores estrategias.

Mucho se habla de sociedad en red, del estado en red, del modelo de propagación de las epidemias y contagios a través de una red; también se habla de la colaboración, terrorismo o marketing en red y de otros conceptos que de una u otra forma tratan como redes los comportamientos sociales. Nos acercamos entonces al modelo de Red Social donde cada participante no actúa sólo en forma individual sino que lo hace condicionado por lo que percibe que dicen, hacen o piensan los demás miembros de su grupo, como un participante en un juego competitivo o no, como un jugador. La diferencia entre el actuar como individuos y el actuar como jugadores es que cada participante atesora una estrategia y una posición así como información del medio que lo circunda. Jugador que analiza sus distintas posibilidades frente al juego de los otros y evoluciona su propio juego y mundo en base a las estrategias que escoge. Por lo tanto, el jugador nunca juega solo sino que auto genera un mundo relacional con el grupo con que juega o le toca jugar.

Para terminar decimos que en el modelo de red social, para que la estructura que se forma tenga sustentabilidad, como se ve con más detalle en el capítulo Del movimiento de las esferas sociales como un equilibrio de Nash, es necesario que en su base, los vínculos que se forman, sean entre pares, agentes hermanados entre sí, donde ninguno tenga más peso relativo que el otro, donde ninguno escape a esa realidad de origen, donde una verdadera fraternidad entre agentes asegure la permanencia en el tiempo. Si esto no es así todo el conjunto corre el riesgo de colapsar.

 

Referencias


[i] Max Karl Ernst Ludwig Planck (1858 – 1947) físico alemán considerado como padre de la teoría cuántica.

[ii] Werner Karl Heisenberg físico alemán. (1901 – 1976). Autor del principio de incertidumbre.

[iii] Erwin Schrödinger (1887-1961) físico austríaco padre de la teoría ondulatoria. Desarrollo la ecuación de Schrödinger.

[iv] Neils Henrika David Bohr, (1885-1962) físico danés que junto a otros desarrolla en concepto de núcleo y de electrón y de órbitas secundarias .

[v] Louis de Broglie es quien desarrolla la hipótesis de la dualidad onda-partícula.

[vi] Heisember define el principio de incertidumbre que consiste en que si uno trata de observar una partícula, por ejemplo tratándola de ver con el microscopio, la cantidad de energía que se necesita para hacerla visible al ojo, la luz, es suficiente para excitarla y hacerla cambiar de posición. Por lo tanto no se puede saber a ciencia cierta el lugar ocupado por la partícula.

[vii] Albert Einstein, nacido en Alemania en 1879, Premio Nobel en 1921 por su Teoría de la Relatividad es el científico más conocido y trascendente del siglo XX.

[viii] Geoffrey Chew (1924) físico teórico estadounidense autor de la teoría “Bootstrap : a scientific idea” (1986).

[ix] Francisco Varela (19462001). Biólogo y filósofo chileno discípulo de H. Maturana. Universidad de Chile.

[x] Capra, Fritjof – Sabiduría insólita. Conversaciones con personajes notables, Kairos, Barcelona, 1994.

[xi] Cabe citar el trabajo de Cristian Antiba – La teoría bootstrap, Ilustrados.com 2005.

http://www.ilustrados.com/publicaciones/EEplEZkpFAyNywxIXC.php

[xii] David Joseph Bohm ( 1917, 1992) físico cuántico americacno con importantes contribuciones a la física teórica, a la filosofía y a la neuropsicología.

[xiii] En YouTube se encuentran videos de Capra, Bohm y de Varela donde exponen sus ideas.

[xiv] Ilya Prigogine profesor belga estudió Física y Química en la Universidad Libre de Bruselas, donde ejerció como profesor de Termodinámica precursor de la teoría del caos, 1917 -2003.

[xv] Del griego αυτο-, auto, “sí mismo”, y ποιησις, poiesis, “creación” o “producción”.

[xvi] Resnick, Mitchel es Profesor Asociado en el MIT Media Laboratory, donde su campo de trabajo es cómo las nuevas herramientas tecnológicas pueden ayudar a concretar cambios profundos en el modo en que las personas aprenden y piensan.

[xvii] Tortugas, termitas y atascos de tráfico, Gedisa, 2001.

[xviii] Darwin, Charles Robert – El origen de las especies, Planeta Agostini,1985.

[xix] Kurt Freidrich Gödel lógico y matemático austríaco (1906 – 1978), padre del positivismo lógico.

[xx] education.mit.edu/starlogo/

[xxi] Star logo es un programa de uso libre que se puede descargar de Internet.

[xxii] Traducción del autor.

[xxiii] Stanley Milgram (1933 – 1984) fue un psicólogo social de la Universidad de Yale que realizó estudios y experiencias sobre la obediencia (En la película Brazil se muestra una de ellas) y el que introdujo el concepto de pequeño mundo.

[xxiv] Alejandro Piscitelli. http://www.filosofitis.com.ar/

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: